domingo, 27 de noviembre de 2011

AUSTRALOPITHECUS ANAMENSIS:¿EL PRIMER POLÍGAMO?








Descripta en 1995 por Meave Leackey sobre hallazgos anteriores datados en 1965 y 1994 y los propios de 1995, el nombre de esta especie proviene de la voz turkana "anam" que significa "lago". Hace referencia tanto al actual lago Turkana/Rodolfo como al paleolago Lonyumun: cerca del primero se encuentran Kanapoi y Allia Bay (sitios de los hallazgos de 1994 y 1995) y en las orillas del segundo parece haber vivido esta especie. Datada en 4,2 y 3,9 millones de años en el Plioceno Inferior.
El primer hallazgo data de 1965 y consiste en un fragmento de húmero encontrado por Bryan Patterson en Kanapoi (KP271). En 1988 y 1995 Meave Leakey encontró doce fósiles, consistentes en piezas dentales, en Allia Bay.   A estos hallazgos hay que sumarles una mandíbula inferior exhumada por Peter Nzube en Kanapoi (KP 29281) y una tibia descubierta por Kamoya Kimeu, también en Kanapoi, en 1994 (KP 29285). Recientemente, en 2005, el equipo de Tim White identificó un fémur , restos de mandíbula y dientes (entre ellos el canino más grande encontrado entre los homínidos) perteneciente a esta especie en Asa Issie, curso medio del Awash, Etiopía.
Los estudios comparados sobre los fósiles encontrados han permitido a investigadores como Leakey y White concluir que se trataría de un claro caso de anagénesis (cambio progresivo) y no de cladogénesis (bifurcación). En el intrincado árbol genealógico humano lo segundo parece ser la regla. En cambio los fósiles de Ardipithecus, Anamensis y Afarensis parecen constituir una continuidad evolutiva clásica.
Anamensis vivió en un ambiente más abierto, con sabanas extensas interrumpidas por bosquecillos. La estructura ósea permite deducir que no sólo era bípedo sino que también era un poderoso trepador.  De hecho el patrón de adaptación locomotora desarrollado en esta especie se mantuvo sin grandes alteraciones en las especies siguientes (al menos hasta el Africanus). No obstante los rasgos avanzados del esqueleto poscraneal, el cráneo de anamensis era aún similar al de un chimpancé. La dentadura es de esmalte más grueso que en su predecesor el ardipithecus. También los molares son más grandes, evidenciando que no sólo comía vegetales.
El Anamensis presenta un claro dimorfismo sexual: las hembras pesan unos 45 kg., en tanto que los machos llegan a los 60 kg. Esta característica sugiere que, quizá, conformaban comunidades de varios machos emparentados, cada uno con un pequeño harén de hembras (patrón de conducta social típico para animales con idéntica escala de dimorfismo sexual).


ARTÍCULO ANTERIOR:
ARDIPITHECUS RAMIDUS: ¿PRIMEROS INDICIOS DE VIDA SOCIAL?
ARTÍCULO SIGUIENTE:
LA ERA DE LUCY: AUSTRALOPITHECUS AFARENSIS


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
EL OTRO CHIMPANCÉ
LA SEXUALIDAD HUMANA: ENTRE LA MONOGAMIA Y LA PROMISCUIDAD
LA LEYENDA DEL HUMANZEE
EL LUGAR DEL HOMBRE EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO


viernes, 25 de noviembre de 2011

ARDIPITHECUS RAMIDUS:¿PRIMEROS INDICIOS DE VIDA SOCIAL?


Este primitivo hominino (homínido bípedo) es considerado un ancestro directo de los Australopithecus y un descendiente del Orrorin. Los primeros hallazgos datan de los años 1992 y 1993: unos maxilares encontrados en el curso medio del río Awash, en la región de Aramis, Etiopía, por el antropólogo estadounidense Tim White (Columbia University) y su equipo (entre los cuales se hallaban Haile-Selassie y Gen Suwa). El nombre con el que se conoce a la criatura es una mezcla de términos amháricos y griegos: "ardi" significa "suelo" y "ramid" se traduce como "raíz" en amhárico, mientras que "pithecus" significa "mono" en griego.
El Ramidus ha sido datado en 4,4 y 4,1 millones de años (Plioceno). Las interrogantes existentes sobre esta especie han sido despejadas merced al hallazgo de nuevos restos pertenecientes a nueve individuos ocurrido en 2005 en As Duma (norte de Etiopía) por el equipo de Sileshi Seaslung de la Universidad de Indiana. En 2009 se informó de nuevos hallazgos: 235 restos de 36 especímenes encontrados en el valle de Afar (a 75 kilómetros del sitio donde se encontró a "Lucy" en 1974). Uno de los especímenes en mejor estado de conservación de los encontrados en 2009 ha sido una hembra apodada "Ardi".
Los hallazgos han permitido reconstruir un ser de 1,15/20 m. de altura, unos 27 kg. de peso y un volúmen cerebral de 350 cm3. Caminaba en dos pies, con la espalda recta, pero el hecho de tener los dedos gordos hacia adentro evidencia que se apoyaba en la parte externa de los pies al caminar, por lo que no podía recorrer largas distancias en esa posición. Por otra parte presentaba incisivos grandes y caninos de tamaño reducido en forma de diamante (característica esta similar a la de los humanos). El hecho de tener molares cuadrados y esmalte fino lo hace un ser herbívoro-frugívoro casi exclusivamente. También se ha deducido que se trataba de un animal menos agresivo y con un comportamiento social menos competitivo que en otras especies de simios.
Se sabe que vivía en un ambiente boscoso, húmedo y más frío de lo que es actualmente, cortado con claros y pequeñas praderas. Subía a cuatro patas a los árboles y se desplazaba en dos pies en el suelo.

ARTÍCULO ANTERIOR:
ARDIPITHECUS KADABBA: ¿UN CHIMPANCÉ BÍPEDO?
ARTÍCULO SIGUIENTE:
AUSTRALOPITHECUS ANAMENSIS: ¿EL PRIMER POLÍGAMO?
ARTÍCULOS RELACIONADOS:
EL OTRO CHIMPANCÉ
LA SEXUALIDAD HUMANA: ENTRE LA MONOGAMIA Y LA PROMISCUIDAD
LA LEYENDA DEL HUMANZEE
EL LUGAR DEL HOMBRE EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO








jueves, 24 de noviembre de 2011

ARDIPITHECUS KADABBA: ¿UN CHIMPANCÉ BÍPEDO?




Los hallazgos de 2001 parecían corresponder a una subespecie del A. ramidus. Pero el hallazgo de seis dientes en 2002, y nuevos hallazgos en 2004, hicieron que se revea la clasificación de este primate homínido. De ese modo surgió una presunta nueva especie más antigua de humano. Ardipithecus Kadabba debe su inclusión en nuestro árbol genealógico al paleoantropólogo etíope Yohannes Haile-Selassie, en colaboración con Tim White y Gen Suwa. Los restos fueron hallados en la depresión de Affar, en la región del río Awash, noroeste de Etiopía.

Kadabba está datado en 5,77 y 5,2 millones de años , en el Mioceno superior-Plioceno (aproximadamente un millón de años más antiguo que Ramidus). Se trata de un ser del tamaño de un chimpancé, de postura erecta y caninos largos dispuestos sobre los premolares inferiores. Esta última característica es observable en primates y no en homínidos. Por esa razón el Kadabba parece una regresión hacia las características del ancestro común humano-chimpancé.




ARTÍCULO ANTERIOR:
MILENIUM ANCESTOR (ORRORIN TUGENENSIS): ¿OTRO PRIMER HUMANO?
ARTÍCULO SIGUIENTE:
ARDIPITHECUS RAMIDUS: ¿PRIMEROS INDICIOS DE VIDA SOCIAL?
ARTÍCULOS RELACIONADOS:
EL OTRO CHIMPANCÉ
LA SEXUALIDAD HUMANA: ENTRE LA MONOGAMIA Y LA PROMISCUIDAD
LA LEYENDA DEL HUMANZEE
EL LUGAR DEL HOMBRE EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO

MILENIUM ANCESTOR (ORRORIN TUGENENSIS): ¿OTRO PRIMER HUMANO?


Los descubridores de este nuevo homínido, la paleoantropóloga francesa Brigitte Senut (del Museo Nacional de Historia natural de París), el antropólogo británico Martin Pickford (del Departamento de Paleontología y prehisstoria del Colegio de Francia, París), Eustace Gitonga (Director del Comunity Museums of Kenya, ONG fundada en 1997) y equipo, creen que se trata del auténtico primer humano que se separó del chimpancé. Se trata de fragmentos de esqueletos de cinco ejemplares hallados en octubre de 2000 en las colinas de Tugen, Kenya central.

En total son trece fósiles: tres fémures, un húmero, una falange, seis dientes y dos mandíbulas. Las dataciones los ubican en el Messiniense, Mioceno central, hacia 6,2 y 5,6 millones de años atrás.

El Orrorin ("Orrorin" significa "hombre original" en lengua tugen) tiene una talla estimada de 1, 40 m. y, si bien su aspecto general recuerda mucho a un chimpancé, la forma y longitud de su fémur y húmero, así como la disposición de la articulación con la pelvis, evidencian que tenían una marcha bípeda similar a la del hombre actual. Ésto no deja de ser sorprendente, teniendo en cuenta que sus supuestos descendientes australopitecinos presentan una marcha bípeda bamboleante. De hecho se ha señalado que el fémur de Orrorin es aún más similar al del humano moderno que el de un supuesto ancestro directo del género Homo como es Australopithecus afarensis. Otra cuestión particular de esta especie es su dentadura: presenta caninos pequeños y molares grandes, evidencia de una dieta predominantemente herbívora-frugívora (quizá también insectívora). Por otro lado en las manos de Orrorin la falange distal de los pulgares es similar a la del hombre moderno. Si bien este detalle podría sugerir que se trata de un hábil manipulador de herramientas, los investigadores se inclinan por la idea de que simplemente le representaba una ventaja en las capacidades de transportarse en los árboles.
Presunto descendiente de Sahelanthropus y ancestro de Ardipithecus, el Orrorin plantea interesantes interrogantes respecto a nuestros orígenes remotos. Los estudios de sus huesos sugieren que nuestros ancestros poseían la capacidad para el bipedalismo aún cuando sus costumbres eran arborícolas. También se cuestiona el desarrollo de la capacidad manipulativa asociada exclusivamente a la habilidad de utilizar herramientas. Por otro lado el Orrorin está inmerso en la discusión sobre si se trata del primer homínido que se separó genéticamente de la línea que conduce al chimpancé. Si bien los taxonomistas mantienen a esta especie dentro de los Paninos (el mismo grupo que los chimpancés), junto con el Sahelanthropus, ambas especies están en la lista de los posibles candidatos a ser los ancestros de los Homininos (la línea filogenética de los humanos).

ARTÍCULO ANTERIOR:
SAHELANTHROPUS TCHADENSIS: ¿EL PRIMER HUMANO?
ARTÍCULO SIGUIENTE:
ARDIPITHECUS KADABBA: ¿UN CHIMPANCÉ BÍPEDO?
ARTÍCULOS RELACIONADOS:
EL OTRO CHIMPANCÉ
LA SEXUALIDAD HUMANA: ENTRE LA MONOGAMIA Y LA PROMISCUIDAD
LA LEYENDA DEL HUMANZEE
EL LUGAR DEL HOMBRE EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO


Fuentes:
JOHN NOBLE WILFORD: New Analysis Suggests Earlier Start for Upright Walking (MARCH 21, 2008)

Brian G. Richmond, William L. Jungers: Orrorin tugenensis Femoral Morphology and the Evolution of Hominin Bipedalism. Science  21 Mar 2008: Vol. 319, Issue 5870, pp. 1662-1665
DOI: 10.1126/science.1154197

Brunet, M.; Guy, F.; Pilbeam, D.; Mackaye, H.T.; Likius, A.; Ahounta, D.; Beauvilain, A.; Blondel, C.; Bocherens, H.; Boisserie, J.R.; De Bonis, L.; Coppens, Y.; Dejax, J.; Denys, C.; Duringer, Ph.; Eisenmann, V.; Fanone, G.; Fronty, P.; Geraads, D.; Lehmann, T.; Lihoreau, F.; Louchart, A.; Mahamat, A.; Merceron, G.; Mouchelin, G.; Otero, O.; Peláez Campomanes, P.; Ponce de León, M.S.; Rage, J.-C.; Sapanet, M.; Schuster, M.; Sudre, J.; Tassy, P.; Valentin, X.; Vignaud, P.; Viriot, L.; Zazzo, A. y Zollikofer, C.P.E. (2002).” A new hominid from the upper Miocene of Chad, Central Africa”. Nature, 418:145-151.
 
Pickford, M. y Senut, B. (2001). “'Millennium ancestor', a 6-million-year-old bipedal hominid from Kenya”. South African Journal of Science 97: 22.

Senut, B; Pickfor,M.; Gommery, D.; Mein, P.; Cheboi, K, y Coppens,Y (2001). “First hominid from the Miocene (Lukeino Formation, Kenya)”. Comptes Rendus de l'Academie des Sciences, Series IIA - Earth and Planetary Science 332: 137-144.

Imágenes:

SAHELANTHROPUS TCHADENSIS: ¿EL PRIMER HUMANO?









Si bien los recientes estudios moleculares sugieren que la separación genética definitiva entre los humanos y chimpancés no tiene mucho más de 5 o 6 millones de años, los hallazgos arqueológicos siguen agregando cifras temporales a tal relevante suceso. Un cráneo hallado por el estudiante Ahounta Djimdoumalbaye, del equipo de Alain Beauvilain (integrante del equipo de investigación franco-chadiano dirigido por Michael Brunet) el 19 julio de 2001 en la región de Toros-Menalla, desierto del Djurab, en Chad, eleva la separación entre humanos y chimpancés a los 6 o 7 millones de años (Messiniense, Mioceno final).


El hallazgo fue bautizado como "Toumai", algo así como "esperanza de vida" en el idioma Kanuri local y es el nombre que se le da a los niños nacidos en la estación seca en el Sahel. El cráneo (científicamente catalogado como TM 266-01-060-1), presuntamente perteneciente a un individuo macho, tiene la forma y dimensiones del de un chimpancé (350 cm3) pero su cara es corta, con moderado prognatismo. Los incisivos y caninos son pequeños, y parecen corresponder a un ser predominantemente vegetariano; la arcada dental en forma de U y el esmalte de molares y premolares es intermedio entre el de chimpancés y Australopithecus. No hay evidencia de diastema mandibular entre el canino y el tercer premolar. Presenta una estrecha cresta sagital y una fuerte cresta nucal. Su arco supraorbital es muy saliente, la frente plana. Por otro lado aún no se ha podido establecer con certeza si Toumaï era bípedo o no. 

En 2005 el equipo de Michelle Brunet anunció descubrimientos adicionales en Djurab, que permitían corroborar las suposiciones originales de que el Sahelanthropus era bípedo. En primer lugar aseguraban que la posición del foramen magnum (orificio de inserción de la columna vertebral en el cráneo) está más adelantada que en el chimpancé. Por otro lado la cara plana y la presencia de un rasgo inconfundiblemente homínido en la dentadura abonarían en favor de la hipótesis de que se estaría en presencia de un ser en la línea de los seres humanos. En 2006 Milford Wolpoff de la Universidad de Michigan, John Hawks de la Universidad de Wisconsin y otros autores han señalado que el foramen magnum en realidad está situado en la parte posterior de la calota craneal al modo de los simios, lo que sugeriría que no se trataría de un ser mayoritariamente bípedo. Por otro lado han sostenido que las características dentales homínidas pueden deberse a cuestiones de convergencia adaptativa en respuesta a similares presiones evolutivas.


Toumaï vivió en una zona boscosa y pantanosa en torno a un lago y compartió el hábitat con una abundante fauna: cocodrilos, tortugas, lagartos, serpientes, nutrias, colobos, peces de agua dulce (10 taxones), hienas, elefantes, el felino extinto Machairodus y otros (en total se han identificado más de 700 fósiles correspondientes a 42 taxones distintos de vertebrados).
La impresión general para los investigadores es que podría tratarse de un ser intermedio entre el chimpancé y los primeros australopitecinos, o el último ancestro común entre ambas especies. Otros investigadores como Yves Coppens o Brigitte Senut, sin embargo, sospechan que se trata de un ancestro del chimpancé y no de Australopithecus. De todos modos se hace necesario seguir buscando restos de la criatura para tener datos más concluyentes. La evidencia basada en investigaciones genéticas sugiere que Toumaï se encuentra en realidad en la etapa cronológica en la que humanos y chimpancés no estaban separados del todo. Se trataría de una primera escisión parcial entre ambas líneas, la que se verificaría definitivamente entre 5 y 6 millones de años atrás. Eso quiere decir que el Sahelanthropus está ubicado tanto en la línea evolutiva que conduce al chimpancé como en aquella que lleva a los humanos.

De todos modos la incertidumbre respecto a las fechas en las que debe establecerse la separación humano-chimpancé introducen una duda razonable respecto a cómo debe ser considerado el Sahelanthropus. Recientemente un nuevo análisis estadístico basado en el método del Reloj Molecular, publicado en la revista Systematic Biology de noviembre 2010, elevó tal divergencia filogenética a 8 millones de años. Investigadores como Robert Martin en el Field Museum de Chicago han combinado nuevas evidencias genéticas sobre los tiempos de divergencia de los linajes en primates con los testimonios fósiles para crear un nuevo modelo estadístico. Es de todos modos una materia harto discutida y con un alto índice de inseguridad en las cifras. Las críticas al uso indiscriminado del reloj molecular son atendibles, y es posible que el margen de error en las estimaciones, sobre todo en el caso de períodos de tiempo largo, ronde el 50%. 

SIGUIENTE ARTÍCULO:
MILENIUM ANCESTOR (ORRORIN TUGENENSIS): EL OTRO PRIMER HUMANO

ARTÍCULOS RELACIONADOS (SPIN-OFF):
EL OTRO CHIMPANCÉ
LA SEXUALIDAD HUMANA: ENTRE LA MONOGAMIA Y LA PROMISCUIDAD
LA LEYENDA DEL HUMANZEE
EL LUGAR DEL HOMBRE EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO



Fuentes:
The Toumaï website (Centre National de la Recherche Scientifique)
Skull Fossil Opens Window Into Early Period of Human Origins, by D. L. Parsell (National Geographic News)
Brunet M., Guy F., Pilbeam D., Mackay H.T., Likius A., Djimboumalbaye A. et al. (2002): A new hominid from the upper Miocene of Chad, central Africa. Nature, 418:145-51.
Brunet M., Guy F., Pilbeam D., Lieberman D.E., Likius A., Mackaye H.T. et al. (2005): New material of the earliest hominid from the Upper Miocene of Chad. Nature, 434:752-5.
Zollikofer C.P.E., Ponce de León M.S., Lieberman D.E., Guy F., Pilbeam D., Likius A. et al. (2005): Virtual cranial reconstruction of Sahelanthropus tchadensis. Nature, 434:755-9.
Sahelanthropus tchadensis: Ten years after the discovery, Erin Wayman, july 16 2012, Smithsonian.com (http://www.smithsonianmag.com/science-nature/sahelanthropus-tchadensis-ten-years-after-the-disocvery-2449553/?no-ist)
Patrick Vignaud  , Philippe Duringer  , Hassane Taïsso Mackaye  , Andossa Likius  , Cécile Blondel, Jean-Renaud Boisserie , Louis de Bonis  , Véra Eisenmann  , Marie-Esther Etienne  , Denis Geraads  , Franck individuo  , Thomas Lehmann  , Fabrice Lihoreau  , Nieves López-Martínez  , Cécile Mourer-Chauviré  , Olga Otero  , Jean-Claude Rage  , Mathieu Schuster  , Laurent Viriot  , Antoine Zazzo y Michel Brunet:  A new hominid from the Upper Miocene of Chad, Central Africa, Nature 418, 145-151 (11 July 2002) (http://www.nature.com/nature/journal/v418/n6894/full/nature00879.html)
Richard D. Wilkinson, Michael E. Steiper, Christophe Soligo, Robert D. Martin, Ziheng Yang and Simon Tavaré: Dating Primate Divergences through an Integrated Analysis of Palaeontological and Molecular Data, Sistematic Biology, Oxford Journals, Julio 17, 2010 (http://sysbio.oxfordjournals.org/content/early/2010/11/04/sysbio.syq054.full.html?ijkey=CaQif1LgTAd7xOD&keytype=ref)


Mapa: Chad (crosses mark the national boundary) and the Djourab (Bodélé), showing extent of Lake Mega-Chad (hatched region). The red dot marks the site at which a skull of Sahelanthropus tchadensis was found. (Washington, et al., 2003)
BodEx 2005 http://www.geog.ox.ac.uk/research/climate/projects/bodex/intro.html 
(http://www.geog.ox.ac.uk/research/climate/projects/bodex/images/fig2.gif)
Copyright © 2006 - 2014, School of Geography and the Environment, University of Oxford, South Parks Road, Oxford, OX1 3QY, UK. Tel: +44 (0)1865 285070. | Last modified: Wednesday, 19-Feb-2014 08:13:02 GMT | All photographs © Richard Washington. | Based on an original site design by Sebastian Engelstaedter


Cráneo: toumai.jpg (Imágen JPEG,492 x 471 píxeles)  (Image: MPFT) http://www.talkorigins.org/faqs/homs/toumai.jpg
Reconstrucción: toumai1.jpg (Imágen JPEG, 320 x 212 píxeles)
toumai2.jpg (Imágen JPEG, 540 x 359 píxeles)
sahe.jpg (Imagen JPEG, 174 x 235 píxeles)