sábado, 29 de diciembre de 2012

LA CATÁSTROFE DE TOBA: EL FIN DEL MUNDO DE HACE 70.000 AÑOS

El Evento Toba constituye la única erupción volcánica de Magnitud 8 o Mega Colosal, que debió enfrentar nuestra especie desde su surgimiento. Pero también constituyó el evento volcánico más importante de los últimos 25 millones de años. Expulsó 2800 kilómetros cúbicos de material hasta una altura de 40 km, llegando a formar capas de entre 3 y 12 metros de ceniza acumulada en la India y sur de China.. También envió a la atmósfera mil toneladas métricas de ácido sulfúrico. La ceniza bloqueó la llegada de los rayos solares provocando un descenso global de las temperaturas en unos 3 o 3,5 grados Celsius, con extremos de hasta 16 grados. El invierno volcánico tuvo unos 6 años de duración, pero los efectos de enfriamiento climático duraron otros 1800 años determinando la fase más fría de la última glaciación. Terribles lluvias ácidas se abatieron sobre la superficie terrestre. Se produjeron sequías y eventos climáticos extremos que impactaron dramáticamente en los ecosistemas.
El super-volcán Toba se encontraba en el norte de la actual isla de Sumatra. Su explosión originó el actual lago Toba, el mayor lago volcánico del mundo (posee unos 100 km. de longitud por 30 de anchura y 505 m de profundidad máxima). El evento catastrófico es datado en una fecha oscilante entre los 70 y 75.000 años atrás.
En 1998 el antropólogo Stanley H. Ambrose, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, sugirió que la catástrofe de Toba fué responsable de la quasi extinción de la especie humana. La drástica reducción de la población de Homo sapiens a unas 10.000 e, incluso, un millar de parejas, habría afectado profundamente nuestra evolución. La idea de un "evento cuello de botella de la población" producido por una catástrofe volcánica sedujo a la comunidad académica que ha apoyado entusiastamente la Teoría de la Catástrofe del Toba. Evidencias geológicas y arqueológicas, combinadas con datos genéticos parecen avalar esta teoría. En efecto, las investigaciones genéticas sugieren que la humanidad actual desciende de un mismo tronco formado por una población reducida. Los modelos teóricos del Adán cromosomal-Y, y los de la Eva mitocondrial, proponen la idea del "cuello de botella" genético, que podría ser corroborado por la Teoría de la Catástrofe. Y los cálculos aproximan las fechas del presunto evento genético con el del evento volcánico. En efecto, si bien el linaje genético de la Eva mitocondrial se fija en 200.000 años, un estudio del 2003 databa al Adán cromosómico en 60.000 años.
Sin embargo no todo apunta en favor de esta hipótesis tan de moda. Para empezar las fechas respecto al presunto Adán cromosómico, punto de origen de parte de nuestra tradición genética ha retrocedido hasta el 340.000, al localizarse en 2012 un linaje genético relicto con esa antiguedad en afroamericanos de Carolina del Sur.  La marca anterior era la de los linajes relictos A1a y A1b, hallados en poblaciones aisladas de África Oriental y del Norte, sobre todo en los pigmeos bakola, datados en 2011 con una antigüedad de 142.000 años. Pero además no pocos estudios sobre los polimorfismos de nucléotido único (SNP) llevados a cabo por varios investigadores (Carina Schlebusch de la Universidad de Uppsala, Joseph Pickrell de Harvard Medical School, Sarah Tishkoff de la Universidad de Pensylvania)  cuestionan la idea del cuello de botella y sugieren que el origen del humano moderno se debe a un complejo entrecruzamiento de tradiciones genéticas varias.
Por otra parte el reciente hallazgo efectuado en 2007 en el sur de la India por Muchael Petraglia, de la Universidad de Cambridge, de herramientas humanas en capas sedimentarias por debajo y por encima de la capa correspondiente a cenizas del volcán Toba viene a confirmar que al menos la idea de una presunta quasi extinción de la humanidad en aquel tiempo debe ser revisada. El yacimiento descubierto por Petraglia indica una continuidad poblacional posterior al evento catastrófico.
No obstante la catástrofe del Toba sí parece haber afectado de algún modo a la especie humana. En efecto se ha detectado una división o separación de dos grupos que durante un tiempo permanecieron aislados en África. Uno de esos grupos daría orígen a los actuales khoi y san sudafricanos. El otro grupo en Etiopía es considerado el ancestro de los linajes que abandonaron África. Pero podría ser que el evento del Toba haya aislado poblaciones también en la India y en Australia, quizá también en China, produciendo discontinuidades en la tradición genética del Homo sapiens.






4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Esta bastante bien, pero no he entendido mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nos esta hablando sobre la catastrofe que causo el Toba si lo buelves a leer otra vez mas tranquilo si le entiendes

      Eliminar
  3. Hola este tema me parecio interesante sobre la informacion clara del Toba

    ResponderEliminar