miércoles, 14 de marzo de 2012

MALVINAS (III): LOS COLONOS ARGENTINOS VS LOS COLONOS MALVINENSES







La forma en que el actual régimen argentino manipula el tema Malvinas es denunciada afortunadamente por muchos autores. Remitimos al siguiente enlace: http://noticias.perfil.com/2012/01/una-dosis-de-fervor-malvinense%C2%A0%C2%A0%C2%A0/4/. El artículo pertenece a James Neilson, periodista y analista político de origen inglés, radicado en Argentina. Precisamente haremos hincapié en un aspecto señalado por el periodista en cuestión: la de cómo una sociedad "implantada" como la argentina, descendiente de colonos europeos mayoritariamente, que se apropiaron de tierras que, de hecho, no les pertenecían, se arroga el derecho de despreciar a los "kelpers" como "colonos". La cosa seguramente sería muy diferente si los susodichos "colonos" hubieran preferido la nacionalidad argentina. Pero su actitud díscola, en general pro-británica, los hace blanco de las iras de un gobierno que se ha especializado en combatir a sus "enemigos" de turno a través de una estrategia de sistemático ninguneo mediático y diplomático.
3.000 (3.140 en julio de 2008) personas componen el conglomerado poblacional habitante de las islas Malvinas o Falkland. El 85% viven en Port Stanley. Son descendientes, la mayoría de ellos, de colonos implantados en las islas a partir de 1833. Es bueno señalar que, si bien los primeros colonos del entonces Virreinato rioplatense datan del siglo XVI, los actuales argentinos descienden en su mayoría de inmigrantes llegados en masa entre 1850 y 1930 y otros arribados aún después. Muchos "argentinos" poseen una doble identidad ya que no han perdido sus lazos con la nación de origen. El grupo poblacional inicial en realidad no superaba la treintena, estando compuesto inclusive por parte del personal de las instalaciones del argentino Vernet (12 personas eran de origen rioplatense-argentino y permanecieron en las islas después de la ocupación británica). Entre la ocupación de John Onslow el 3 de enero de 1833 (cuando fué cesado el gobernador argentino Pinedo) y la intervención de Henry Smith el 9 de enero de 1834 (con ocasión de terminar con la revuelta de Rivero y sus secuaces) no hubo administración oficial en las islas. El mayordomo de Vernet, Matthew Brisbane (tras su asesinato por Rivero el 26 de agosto de 1833), actuaba como representante de la autoridad británica. Smith actuó como máxima autoridad restaurando el establecimiento de Port Louis al que rebautizó como Anson`s Harbour. Fué sucedido en abril de 1838 por Robert Lowcay y éste por John Tyssen en diciembre. Estas autoridades se negaron a reconocer los derechos de Vernet sobre sus propiedades (cambiando la política inicial).  En enero de 1841 arribó a Anson`s Harbour un grupo de colonos en dos barcos al mando de J. B. Whittington fletados por la Falkland Islands Commercial Fisherly and Agricultural Association (compañía fundada por G. T. Whittington en 1839 en Londres). En octubre de 1841, al arribo del primer gobernador británico teniente Richard Clement Moody con doce mineros y sus familias, había 50 habitantes en Anson`s Harbour. En julio de 1843 el gobernador Moody dispuso la construcción de la nueva ciudad de Por Stanley (bautizada el 18 de julio en honor de Lord Edward Smith Stanley, quien instruyó en 1842 a Moody para que investigara el potencial estratégico de la zona de Porth Williams y Porth Jackson, misión que fuera confiada al capitán James Clark Ross en 1843). Ese mismo año Port Stanley se convierte en capital del territorio en sustitución de Port Egmont.  En 1846 había 164 residentes en la nueva población. En 1849 llegaban a 200, aumentados por el arribo de treinta familias del personal de la guarnición permanente y el destacamento policial. En 1860 se forma la Falkland Islands Garrison Company con 35 marines destinados desde Londres.
En 1846 el comerciante británico que operaba desde Montevideo Samuel Lafone introdujo un grupo de colonos uruguayos de origen gaucho e indio en Hope Place, en la costa sur de Brenton Loch (isla Soledad o East Falkland). Allí se le había concedido a Lafone derechos de caza sobre el ganado silvestre. Desde 1847 el gobierno colonial incentivó la explotación agroganadera isleña. En 1850 Lafone funda The Falkland Islands Company Limited con el fin de instalar y explotar granjas ya que se había extinguido el ganado salvaje de isla Soledad. En 1857 trasladó su compañía de Hope Place a Darwin  (donde existía una barricada de su propiedad desde 1849). En 1860 el gobernador George Rennie, que había sido designado en 1847, modifica el contrato de Lafone reservándose el derecho de caza en las islas con excepción de los lotes otorgados a la compañía.
En 1867 comienza la colonización de la isla Gran Malvina (West Falkland). En 1869 todo su territorio es repartido entre ocho colonos. La isla es poblada con inmigrantes escoceses que suplantan a los gauchos de Lafone. 


Los linajes isleños se fundamentan en la escasa población inicial de variado origen y en la que arribó posteriormente. En su mayoría son ingleses, escoceses e irlandeses, pero también hay descendientes de alemanes, escandinavos (daneses, noruegos, suecos y finlandeses), franceses, gibraltareños, chilenos, uruguayos e inmigrantes de Santa Helena. Los británicos constituyen el 70% de la población (incluyendo a los "belongers", ciudadanos británicos radicados en las islas). Todo esto confiere a los isleños características propias. En lo idiomático el dialecto es próximo al australiano y posee varios términos de origen castellano. La expresión "kelper" es empleada sobre todo en Argentina para referirse a los isleños.  Tiene una connotación peyorativa y su raíz está en las algas (kelp) que rodean las islas. Se popularizó su uso a partir de 1960 y se hizo famoso tras la guerra de 1982. No obstante los habitantes de las islas prefieren que se los conozca como "Falkland Islanders".



ARTÍCULO SIGUIENTE:
















No hay comentarios:

Publicar un comentario