LOMEKWIENSE: EL INICIO DE LA TECNOLOGÍA

 


Lomekwiense es el nombre adjudicado a una posible industria o tradición lítica asociada al hallazgo de herramientas (núcleos, yunques, martillos y lascas) en el sitio arqueológico Lomekwi3 (LOM3) junto al lago Turkana en Kenia (África). El hallazgo fue realizado en 2011 por arqueólogos dirigidos por Sonia Harmand y Jason Lewis de la Universidad Stony Brook de New York (Estados Unidos), quienes lo presentaron en 2015 en la Paleoanthropology Society y en la revista Nature. Los artefactos fueron fechados en 3.3 millones de años, lo que los convierte en las herramientas humanas más antiguas. Están ligadas a una técnica simple basada en golpes contra un yunque o núcleo.


Podrían estar vinculadas a la especie Kenyantrhopus platyops o a Australopitecus (afarensis, deyiremeda u otro). Kenyanthropus, descubierto por Justus Eru, miembro del equipo de Maeve Leakey, en 1999 en la Formación Nachukui en Lomekwi, fue datado entre 3,5 y 3,2 millones de años (Piacenziense) y se lo considera actualmente como el posible ancestro del género Homo. Sus diferencias notorias tanto con Australopithecus como con Paranthropus hicieron que se lo asignara a un nuevo género. El ecosistema en el que se desenvolvía el Kenyanthropus, cercano a lagos y ríos en un ambiente de mosaico, se parecía más al de los primeros Homo.


El Lomekwiense se habría desarrollado en el Óptimo Climático del Plioceno Medio, intervalo de aproximadamente 300 mil años entre 3,264-3,025 Ma (Haywood, Dowsett y Dolan, 2016), sucesor del Período Cálido que ocurrió entre los 5 y 3.5 millones de años. Al final del Óptimo Climático comenzó a producirse un paulatino enfriamiento que produjo aumento de la aridez y sequedad del ambiente, originado quizá en la formación del Istmo de Panamá hace 3.5 millones de años. La aparición del Istmo interrumpió las corrientes marinas cálidas ecuatoriales e inició el enfriamiento del océano Atlántico. También se han propuesto otras causas que interactuaron para generar el enfriamiento climático: una inusual prolongación del fenómeno de El Niño (que produjo un efecto invernadero global), el levantamiento de las Montañas Rocosas y la costa occidental de Groenlandia (que habría desviado la corriente “jet tream” o “corriente en chorro” y elevado el nivel de nevadas intensas), descenso en la concentración de dióxido de carbono atmosférico, cambios en la actividad solar y las variaciones orbitales (ciclos de Milankovich). Hace 3.2 millones de años comienza a descender la humedad. Los casquetes polares en la Antártida y el Ártico comenzaron a extenderse hace 3 millones de años. La inestabilidad climática del Plioceno tardío habría impactado negativamente en las poblaciones de Australopithecus gráciles y motivado la aparición de especies adaptadas a los nuevos ambientes: Paranthropus y Homo.


Las primeras herramientas posiblemente ligadas con el género Homo fueron datadas en 2,6 millones de años en el sitio arqueológico etíope de Ledi-Geraru en la región de Afar. Allí se encontró en 2013 un fragmento de mandíbula (LD 350-1) por Chalachew Seyoum, del Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona (Estados Unidos), atribuido a un posible Homo temprano datado en 2,8 millones de años.

Kenyanthropus convivió con Australopithecus afarensis, un hominini descubierto en 1974 en Hadar (Etiopía) por Donald Johanson, Yves Coppens y Tim White, que habría vivido entre 3,9 y 3 millones de años atrás. Ese primer hallazgo correspondió a una hembra conocida como Lucy o la “Abuela de la Humanidad”. Si bien las evidencias sugieren que no se trataría del ancestro directo de Homo, no obstante, se debate respecto a la posibilidad de que haya utilizado herramientas en base a una investigación realizada por un equipo multidisciplinario (Shannon P. McPherron et al 2010 y Jessica C. Thompson et al 2015) sobre huesos de animales hallados en Dikika (Etiopía) de 3,39 Ma. En ellos se notaban presuntas marcas de instrumentos afilados usados para extraer el tuétano. La investigación fue publicada en la revista Nature el 12 de agosto de 2010.

En aquel período existieron otras especies de Australopithecus en África. En los mismos hábitats que Australopithecus afarensis y Kenyanthropus platyops existió otra especie: el Australopithecus deyiremeda. Esta especie problemática aun no es aceptada por otros antropólogos, que adjudican sus fósiles a afarensis. Basado en el hallazgo en 2011 de tres mandíbulas en Woranso-Mille, en el Triángulo de Afar (Burtele, Etiopía), en sedimentos de hace entre 3,5 y 3,3 millones de años, por miembros del equipo de Yohannes Haile-Selassie, se propuso la existencia de un nuevo tipo de Australopithecus adaptado a un ambiente más árido y seco. Provisoriamente también se adjudica a esta nueva especie los restos de un pie hallado en Woranso-Mille en 2012 (el “Pie de Burtele”, BRT-VP-2/73), datado en 3,4 millones de años; si bien el fósil presenta características de locomoción que lo relacionarían con un hominini más primitivo: el Ardipithecus ramidus (datado en 4,4 millones de años).

En Chad, por aquellas épocas, vivía el Australopithecus bahrelghazali. La especie fue descubierta por un equipo franco-chadiano dirigido por Michel Brunet en 1995. Aquellos primeros restos, datados en 3,6 millones de años, fueron atribuidos a un espécimen bautizado como Abel. Sin embargo, investigadores como William Kimbel dudan que tal especie exista, argumentando que no hay mucha diferencia entre la mandíbula de Abel y la de otros afarensis. Lo curioso de estos Australopithecus es que moraban en un territorio alejado del Gran Rift (considerado la “cuna” de la evolución humana).

Al sur del Gran Valle del Rift, en Sudáfrica, existía una especie de Australopithecus que Ronald J. Clarke clasificó como Australopithecus prometheus en 1994, en base a los análisis de fragmentos de un tobillo del espécimen conocido como Little Foot (Stw 573) encontrados en Silberberg Grotto (Sterkfontein, Sudáfrica) en 1980. Entre 1997 y 2017 un equipo dirigido por Clarke desenterró un esqueleto casi completo de la criatura en la cueva Silberberg. La datación de Little Foot es problemática, pero un estudio de 2015, en base a una novedosa técnica radioisotópica, arrojó la edad de 3,67 millones de años. Se trata de los fósiles de hominini más antiguos hallados en Sudáfrica. Estos restos habían sido originalmente atribuidos a Australopithecus africanus, pero actualmente su clasificación es incierta.


IMÁGENES:

Herramienta de piedra de 3,3 millones de años hallada en el yacimiento de Lomekwi 3, en Kenia. (Propias) https://www.lavanguardia.com/ciencia/planeta-tierra/20150520/54431758851/herramienta-piedra-mas-antiguas-3-3-millones-anos-kenia.html

Herramientas de Lomekwi 3 Foto ©presstv.ir https://www.redpres.com/t17306-quien-las-hizo-hallan-herramientas-de-piedra-mucho-mas-antiguas-que-los-primeros-humanos

*Tomado de: Redpres Noticias | https://redpres.com

Kenyanthropus platyops (reconstrucción) https://www.hominides.com/data/images/illus/kenyanthropus-reconstitutio.jpg

Mapa del sitio http://storage.ning.com/topology/rest/1.0/file/get/34619721?profile=original  https://terraeantiqvae.com/m/blogpost?id=2043782%3ABlogPost%3A347679

https://sites.google.com/site/proyectofinal4materias/home/era-cenozoica/1-periodo-terciario/epoca-plioceno

https://www.hominides.com/data/images/illus/kenyanthropus-reconstitutio.jpg

http://paleoantropologiahoy.blogspot.com/2013/03/preolduvaiense-o-modo-0.html

https://historiageologicaconarturoanonymous.blogspot.com/2017/03/plioceno.html

FUENTES:

McPherron, Shannon P.; Alemseged, Zeresenay; Marean, Curtis W.; Wynn, Jonathan G.; Reed, Denné; Geraads, Denis; Bobe, René; Béarat, Hamdallah A. (12 de agosto de 2010). «Evidence for stone-tool-assisted consumption of animal tissues before 3.39 million years ago at Dikika, Ethiopia»Nature (en inglés) 466 (7308): 857-860. ISSN 0028-0836doi:10.1038/nature09248. https://www.nature.com/articles/nature09248.

Nuevo estudio de dos huesos de Dikika confirma carnicería con útiles líticos hace 3,39 Ma http://paleoantropologiahoy.blogspot.com/2015/08/nuevo-estudio-de-dos-huesos-de-dikika.html

http://paleoantropologiahoy.blogspot.com/2013/02/el-clima-en-el-plioceno.html

Harmand, Sonia; et al. (2015). "3.3-million-year-old stone tools from Lomekwi 3, West Turkana, Kenya". Nature. 521 (7552): 310–315. doi:10.1038/nature14464. PMID 25993961. S2CID 1207285.

Spoor, F; Leakey, L; Leakey, M; (2002) A comparative study of Pliocene hominin fossils from Lomekwi, west of Lake Turkana (Kenya). In: AMERICAN JOURNAL OF PHYSICAL ANTHROPOLOGY https://web.archive.org/web/20160304202835/http://discovery.ucl.ac.uk/95715/

Comentarios

Entradas populares de este blog

PASHTUNES: UN PUEBLO DE HERMOSAS MUJERES

LOS PIGMEOS DE MONTAÑA DE NUEVA GUINEA

PITHECANTHROPUS: HOMO ERECTUS ERECTUS