martes, 29 de enero de 2013

LOS MONGOLES: UNA EVOLUCIÓN PARTICULAR







Los defensores del modelo multirregional o del de la deriva genética, suelen exponer dos casos como evidencias ineludibles. Uno es el de la continuidad morfológica evidente "erectus-sapiens" presente en el caso australiano, y el otro es el caso de continuidad morfológica evidente entre los fósiles "erectus evolucionados" y los de humanos modernos en Asia Oriental. Si bien la teoría monogenética o de la migración única ("Out of África") es la que cuenta con las simpatías académicas oficialistas, las objeciones presentadas por los detractores de esa teoría son, como mínimo, atendibles.
Ya hemos visto la existencia de evidencia de aportes genéticos de otros tipos humanos en poblaciones modernas. Si bien son pequeños y suelen ser considerados como irrelevantes, lo cierto es que sugieren la existencia de un mestizaje o hibridación quizá nada infrecuente entre las distintas "especies" de homínidos.
Desde hace tiempo los antropólogos, especialmente los chinos, vienen haciendo hincapié en lo que parece ser una evolución desde los tipos "erectus" hasta las poblaciones más modernas. De hecho existe un quasi-dogma académico en China de que la población actual de Extremo Oriente desciende directamente de Homo erectus. Precisamente esta rotunda declaración de adhesión a una tesis acusada con frecuencia de "racista" como es el "multirregionalismo" ha despertado las antipatías de la comunidad académica occidental, fascinada con la tesis (de reminiscencias "bíblicas") del monogenismo o de la Eva Negra Mitocondrial.



Lo cierto es que tanto en el caso de Australia como en el de China tenemos forzosamente que arribar a dos conclusiones si tenemos en cuenta la evidencia: o estamos en presencia de casos de convergencia evolutiva o existe algún tipo de continuidad entre poblaciones recientes y arcaicas. Así como los cráneos australoides recuerdan sospechosamente los de Ngadong (soloensis), los cráneos mongoloides parecen una continuación de ciertos cráneos más primitivos como Maba, Dingcun, Liujiang o Dali.
Ya hemos expuesto en otro artículo la problemática de los "erectus evolucionados" de China, India y Sudeste Asiático (algunos agregan ciertos fósiles de Medio Oriente). Existen teorías que los consideran formas avanzadas de Homo erectus, mientras que otros los emparentan con rhodesiensis y neanderthalensis. De hecho la evidencia genética obtenida de fósiles del Hombre de Denisova ( un presunto "erectus evolucionado", aunque otros creen que es un pariente próximo de helidelberg-neanderthalensis) apunta a que podría haber una relación con los ancestros del Hombre de Neanderthal europeo. Denisova, neanderthalensis y el hombre moderno compartirían un ancestro común africano de más de 800.000 años. Quizá los llamados "erectus evolucionados" asiáticos desciendan de esta rama.
El material fósil comprendido en esta escala evolutiva humana se remonta a los restos de la Localidad 1 de Zhoukoudian. Los niveles inferiores se sitúan en un rango cronológico entre 312 y más de 460.000 años. Los niveles superiores abarcarían entre 292 y 312.000 años. De los niveles inferiores proviene  los cráneos 2 y 5, atribuídos a "erectus evolucionados". Los fósiles de los niveles inferiores serían de pekinensis.
Se añaden los cráneos de Hexian (entre 300 y 200.000 años), Dali (entre 230 y 190.000), Jinniushan (280-247 a 182.000), Yiyuan y Miahoushan (rangos similares al anterior).
Finalmente: Maba (alrededor de 130.000), Xujiayao (100.000), Dingcun (100.000), Xujiayao (100.000), Liujiang (75.000). Restos modernos aunque con rasgos arcaicos serían los siguientes: Shiyu (28-30.000), Ziyang (39-37.000), Lijiang (38.000) y los restos de diez individuos de la Cueva Alta (Upper Cave) de Zhoukoudian (18.340-10.470). Quizá debrían añadirse los restos de isla Ishigaki y Minatogawa (Okinawa, Japón), datados en 24.000 y 17.000 años y Jomón, también en Japón (12.000 a 2.200), que tiene la peculiaridad de presentar indicios de mutilación y modificaciones dentales intencionadas, prácticas visibles en la China neolítica y en América precolombina.
Los detalles morfológicos que unifican todos estos restos y que, además, se presentan en la población moderna de China, son los siguientes: incisivo central inferior en forma de pala, presencia de hueso incaico, región nasal plana, faz corta, márgen inferior lateral de la órbita evertido y similitud en el contorno del márgen inferior del proceso zigomático del maxilar. Por otro lado se ha señalado una evidente continuidad estructural entre los fósiles de Zhoukoudian de los niveles inferior, superior y los de la Cueva Alta, además de la presencia de rasgos primitivos (como la quilla sagital y occipital) en fósiles modernos como Lijiang y Ziyang.
En cambio son notorias las diferencia en los cráneos de Maba y Dali. Éste presenta parietales verticales y presencia de bolsa parietal, mientras su cara y mandíbula exhiben rasgos primitivos pero presentes en los modernos mongoloides. En cambio Maba, que es más moderno que Dali, es un típico cráneo neanderthaloide (órbitas redondas y bóveda biparietal contínua y abovedada sin presencia de bolsas parietales). Rasgos modernos como los de Dali se repiten en Liujiang (agregando un frontal elevado y una alta y abovedada caja neurocraneal), mientras que rasgos primitivos se continúan en tipos como Xujiayao. Los tipos arcaicos pudieron haber convivido con humanos modernos por lo menos hasta hace 12.000 años, como lo atestigua el hallazgo de los restos del Hombre del Ciervo Rojo.
La teoría monogenista, basada en las evidencias genéticas respecto a estudios sobre el ADN mitocondrial, aseguran que los humanos modernos chinos llegaron quizá hace entre 55 y 30.000 años, provenientes de regiones meridionales. Presentan el macrohaplogrupo M (originado hace 60 a 65.000 años en la India), predominante en poblaciones de la India, Sudeste asiático y Nueva Guinea. Junto con el Haplogrupo N, también presente pero minoritariamente en China, derivaría del macrohaplogrupo L3, el que abandonó África y colonizó Asia.
Los restos modernos suelen estar relacionados a la llamada cultura de Ordos. Uno de esos restos es el del Hombre de Hetao, en el sitio de Salawusu, datado entre 50 y 35.000 años. Los restos humanos aparecen asociados a instrumental lítico de tipo mustero-levallois, relacionados con los encontrados en la Upper Cave de Zhoukudian. Se suele relacionar a los hombres paleolíticos de Ordos con los mismos que desarrollaron culturas neolíticas en la misma región y aledaños (Zhukaigou, Yinniugou, Xiajiadian) entre 2.200 y 1.500 a.C., y que son considerados ancestros de los actuales pueblos daur y evenki, además de ser la primer manifestación cultural netamente mongoloide.
Las culturas del Paleolítico Superior asociadas con los humanos modernos en Extremo Oriente son, además de Ordos (75-80.000), las culturas de Sen-Doki (40-30.000) y la de Hoabinhian (Sureste asiático, 8.000). Ya mencionamos la cultura Jomon en Japón ( 10.000). En la India la cultura Angara es contemporánea con la de Sen-Doki (30.000). Le sucede la cultura Khandivili (9.000).

Se ha discutido respecto a si los colonizadores de Asia Oriental realmente divergieron de la primera migración fuera de África, o si se trata de un grupo separado. El hecho de que la mayoría de los asiáticos orientales presenten el haplogrupo M, mientras que las poblaciones de la Sonda y el Sahul proviene del haplogrupo N, ha hecho pensar que, en realidad, podrían provenir de una migración que pasó por Asia Central. No obstante la mayoría de las evidencias genéticas apuntan a que Asia Oriental se colonizó de sur a norte. También hay evidencias de que la población del norte se diferenció genéticamente de la del sur. Ya vimos que se ha detectado una alta frecuencia del haplogrupo matrilineal M. También se detectó una masiva presencia del haplotipo patrilineal H. Partiendo del haplotipo inicial H1, los haplotipos derivados H6, H7, H8, H9, H10, H11y H12 son exclusivos de los asiáticos orientales no apareciendo en ninguna otra población del mundo. H4 está presente sobre todo en poblaciones orientales del norte. H2 y H3 predominan en poblaciones tibetanas y japonesas. Se ha señalado que la mayoría de las evidencias apuntan a que tanto los linajes matrilineales como patrilineales asiáticos orientales parten de linajes africanos. Sólo se ha detectado una posible evidencia de contribución patrilineal no africana en genes autosómicos y el cromosoma X, que apunta a un ancestro de entre 535.000 y 1:860.000 años de antigüedad. Otro estudio en el cromosoma 22 dió una antigüedad de alrededor de un millón de años. Si bien se ha relativizado esta evidencia por los partidarios de la hipótesis "Out of África".
Los multirregionalistas aducen que la dentición en pala presente en los asiáticos orientales ya está presente en los humanos arcaicos de la región. La evidencia genética parece probar que la dentición Sinodonte (una de cuyas características es la presencia de incisivos en pala) de la población norteña surge hace 20.000 años a partir de la dentición Sundadonte presente en las poblaciones del Sudeste Asiático. Una evidencia más del poblamiento sur-norte de Asia Oriental.
Se ha detectado una posible aportación genetica procedente de Asia Central posterior en el tiempo. Es la presencia del cromosoma Y YAP+ en tibetanos, japoneses y en los yao-jinxiu; y de M89T en poblaciones norteñas mayoritariamente que en sureñas, y ausente en taiwaneses y polinesios.
También se ha dicho que las poblaciones de Asia Oriental no presentan los genes denisovanos presentes en las poblaciones de la Sonda y Australasia (tampoco los tienen los andamaneses). Los  asiáticos orientales y los australoides parecen corresponder a dos grupos distintos segín las evidencias genéticas.
Un trabajo publicado el 28 de diciembre de 2007 en la Revista Argentina de Antropología Biológica por el antropólogo Miguel E. Delgado-Burbano del Departamento de Antropología, Universidad de Caucas, Grupos de Investigación ANTROPOS, Museo de Historia Natural, Popayán, Colombia (Dr. Delgado-Burbano M.E: "Diversidad dental en los homínidos de la Cueva Superior de Zhoukoudian (Norte de China) y sus implicancias para la historia poblacional del Este de Asia y el poblamiento temprano de las Américas", Revista Argentina de Antropología Biológica 9(2): 77-103 (2007)) confirma la  no vinculación de los individuos de la Cueva Alta de Zhoukoudian con los mongoloides típicos.
Dicho trabajo comparó las muestras dentales de los individuos 101, 102 y 103 de Zhoukoudian (34-10.000 A.C.), con las de Dawenkou (6-4,500 A.C.), 18 muestras del SE Asiático (Taiwán prehistórico, Filipinas, Archipiélago Malayo temprano, Asia sudoriental reciente, Tailandia reciente, Birmania, Nepal, Indonesia reciente, Asia sudoriental continental temprano y Archipiélago Malayo oriental), 8 muestras de Asia nororiental (Siberia nororiental, Amur Lago Baikal, China-Mongolia, Japón reciente, Jomón, Hong Kong y China meridional), 6 series dentales americanas (paleoindios, esquimales, aleutianos, Gran Costa Noroccidental Norteamericana, indios norteamericanos y sudamericanos recientes) y 12 muestras de Andes Sud.Centrales y Sudamérica datadas entre 3 y 1.000 A.C. (Chiribaya Alta, San Jerónimo, La Yaral, Ilo precerámico, Alto Ramírez, Azapa-140, Azapa-6, Azapa-71, Azapa-8, Playa Millar-4, Playa Millar-7 y Chinchorro). El resultado de la investigación fue que los individuos de Zhoukoudian presentan afinidad sundadonte con las poblaciones del sudeste asiático (australo-melanesios), Jomon (ainus) y con los paleoamericanos. Sin embargo no presentan afinidades con los restos mongoloides de Dawenkou. De este modo la hipótesis de la continuidad sinodonte desde Zhoukoudian, formulada por Turner y otro investigadores, debe ser revisada. También el modelo de evolución de la dentición sundadonte en sinodonte debe ser puesta en tela de juicio, ya que las investigaciones sugieren un reemplazo de la población primitiva de China (sundadonte) por otra más reciente (sinodonte). Tal reemplazo también se dio parcialmente en América (sobre todo en América del Norte). Los restos de Cueva Alta Zhoukoudian, Minatogawa 1 y Baoji M7 (eventualmente incluso otros más antiguos como Liujian y Lijian) deben ser descartados como proto-mongoloides, asociándolos a los grupos australoides o proto-caucasoides y melanesoides.

5 comentarios:

  1. Una ola de migraciones por las costas hasta Alaska y de Alaska Beringia Siberia Mongolia China.

    ResponderEliminar
  2. Negritos filipinos pisando Alaska Siberia

    ResponderEliminar
  3. Negritos descubriendo Amrerica hace 60.000.- años

    ResponderEliminar
  4. Australoides pisando las costas antarticas y tierra del fuego

    ResponderEliminar