AUSTRALOPITHECUS AFRICANUS: LA ETERNA CONTROVERSIA









El primer fósil descubierto de esta especie es el "niño de Taung", encontrado por el neuroanatomista Raymond Dart en 1924 (quien publicó su descubrimiento al año siguiente en la revista Nature). El hallazgo le valió la indiferencia y el descrédito acérrimo de la opinión pública y de la comunidad académica. No fué sino hasta treinta años después que fué tenido en cuenta. El fósil pertenecía a un niño de entre tres y cinco años. Dart intuyó que estaba frente a una nueva especie de homínido. La mayoría creyó que sólo era un simio prehistórico. De hecho la comunidad científica estaba entonces obnubilada por la infeliz idea del "mising link", y los recientes hallazgos de Java, Zoukudien (China) y el fraudulento fósil de Piltdown, Inglaterra, parecían mucho más prometedores. Recién en 1936 se reanudaron las excavaciones en Sudáfrica por alumnos de Dart y el equipo del doctor Robert Broom de la Universidad de Witwatersrand. Ese año se descubren restos del esqueleto de un macho adulto de africanus en Sterkfontein. En 1947 Broom encuentra el cráneo de una hembra adulta (otros creen que es un macho adolescente) de entre 2,6 y 2,8 millones de años en el mismo sitio ("Miss Ples". STS 5). Si bien lo llamó Plesianthropus tranvaalensis, se lo terminó definiendo como un nuevo ejemplar de africanus. Ese mismo año Broom y J. T. Robinson hallan restos del esqueleto de otra hembra pequeña de 2,5 millones de años (STS 14). También encontraron restos de un cráneo (STS 71) y de una mandíbula (STS 36) de 2,5 millones de años, atribuídos por Wallace en 1971 a un mismo individuo macho adulto. En 1989 se encontró en Sterkfontein por Alun Hughes y Phillip Tobias un nuevo cráneo al que se llamó "Mr. Ples", con una edad de 2,6 a 2,8 millones de años. La presencia de una acusada eminencia supraciliar, así como una elevada capacidad craneal (500 a 530cc), muy superior al promedio de los cráneos anteriormente atribuídos a africanus (451 cc), constituyen una rareza que se pretende soslayar con la explicación del dimorfismo sexual. En 1991 Lee Berger y André Keyser descubren dientes atribuídos al africanus en Gladysvale, Sudáfrica. Desde entonces equipos de las universidades de Witwatersrand, Zurich y Duke han recuperado más de 250 fósiles de africanus y antiguos Homo en la región. Las cuevas de Sterkfontein han dado un nuevo y controvertido hallazgo en 1997 realizado por Ronald J. Clark. Se trata de un esqueleto casi completo denominado "Little Foot" y que se cree tiene entre 3,3 y 3,5 millones de años. Asociado a otros restos que datan de 1995, podría tratarse de un australopithecus más antiguo que Lucy. Provisionalmente son atribuídos a africanus, si bien su antigüedad aparece claramente aumentada.
Son atribuídos a Africanus ciertos restos de la zona postcraneal hallados recientemente en Koobi Fora, Olduvai y Omo (Formación Shungura). En realidad en 1980 Tobias asignó el AL-288-1 ("Lucy") a la subespecie Australopithecus africanus aethiopicus. También atribuyó restos de Laetoli a Australopithecus africanus afarensis (o tanzaniensis afarensis). En 1987 Ferguson clasificó a AL-666-1 como Australopithecus africanus miodentatus. No parece haber consenso oficial para atribuir hallazgos en África oriental a Australopithecus africanus.
En 1947 Raymond Dart hizo nuevos hallazgos en Makapansgat, que incluyen fósiles y presuntas herramientas o manuport (objetos naturales no modificados transportados por presuntos homínidos). Dart llegó a suponer que africanus era poseedor de una auténtica industria a la que llamó osteodontoquerática (huesos, dientes y astas). Les atribuyó una etología cazadora y caníbal. Esta hipótesis fué refutada por Binford y otros que creen que africanus no era un cazador o depredador sino más bien una presa. También halló Dart rastros de cenizas por lo que supuso que el Australopithecus conocía el fuego. Bautizó los hallazgos de Makapansgat como Australopithecus prometeus, pero luego se decidió a atribuírlos al africanus.
Australopithecus africanus aparece asociado a la controversia desde sus mismos inicios. La insegura datación de los fósiles y las diferencias entre los distintos hallazgos no han podido acallar la polémica. Se sabe que era bípedo, pero su vida transcurría en los árboles y era un hábil trepador. Vivía en un ambiente de bosques ribereños interrumpidos por prados. Se admite que podía tener habilidad en el manejo de herramientas, pero la hipótesis inicial de un homínido agresivo y cazador ha cedido ante la evidencia de que era preferentemente herbívoro más que omnívoro. Los africanus parecen poseer un marcado dimorfismo sexual. Los machos presentan cresta sagital (no tan grande como en los "robustus"), mayor tamaño (hasta 1, 50 m.), mayor peso (hasta 67 kg) y mayor capacidad craneal (hasta 520 cc). Las hembras miden 1, 20 m, pesan unos 33 kg y presentan una capacidad craneal de 480 cc.
El africanus recuerda mucho al afarensis pero presenta menor prognatismo, cara corta, caninos pequeños e incisivos también pequeños sin diastema (separación entre los mismos). Se sospecha que su dentadura podía partir semillas y frutos secos grandes.
La antigüedad de africanus es un auténtico problema. Se sostiene que los fósiles más antigüos oscilan entre 3,5 y 2,5 millones de años (en Silberberg Grotto y Jacovec Cave, Sterkfontein, donde se halló a "Little Foot", hay dataciones de 4,20-3,78 y 4,02-3,76 millones de años) mientras que los más modernos rondan los 2,3 y 2 millones de años.
Las últimas dataciones de restos de africanus son de 2,1 millones de años y coinciden con un cambio climático que produjo una importante sequía en la región sur y este de África. Se cre que este evento (Reunion Event) produjo la extinción de los gracilis, dando paso al Olduvayense, un horizonte cultural protagonizado por los primeros Homo.





Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PASHTUNES: UN PUEBLO DE HERMOSAS MUJERES

LOS PIGMEOS DE MONTAÑA DE NUEVA GUINEA

PITHECANTHROPUS: HOMO ERECTUS ERECTUS