HOMO HABILIS: ¿EL HOMBRE COMO DEPREDADOR?








En 1960 Jonathan y Mary Leakey descubren en la garganta de Olduvai, Tanzania, una mandíbula inferior con trece dientes, un molar inferior, dos parietales y 21 huesos de dedos, mano y muñeca izquierda, datados luego en 1,75 millones de años, pertenecientes a un macho de 12-13 años. Conocido el hallazgo como OH 7, fué considerado junto a los hallazgos de 1963 de N. Mbuika en el mismo sitio y datados en 1,7 millones de años (OH 8: mandíbula, maxilar y dientes de una hembra), para formular una nueva especie en 1964 por Louis Leakey, Tobias y Napier. Se lo llamó habilis (habilidoso) debido a que sus restos aparecen asociados con industria lítica.
El registro fósil de esta especie es abundante. Básicamente se agrupan en:
a) Fósiles de Olduvai: OH 7,  OH 8, OH 13 (cráneo, mandíbula y partes postcraneales de individuo jóven de 1,66 millones de años), OH 16 (cráneo de jóven), OH 24 ("Twiggy": cráneo encontrado por Peter Nzube en 1968), OH 62 (cráneo, maxilar con dientes y miembros superiores e inferiores encontrados por Donald Johanson y Tim White en 1986, ha sido relacionado con Australopithecus), OH 65;
b) Fósiles de Koobi Fora: KNM-ER 1805 (cráneo de adulto de 1, 74 millones de años), 1813 (cráneo casi completo de 510 cc y 1,9 millones de años, atípico por su aspecto moderno: redondeado, sin cresta sagital, con torus supraorbital reducido y pequeña prominencia nasal; hallado por Kamoya Kimeu en 1973: Ferguson en 1995 propuso el taxón Homo microcranus para este espécimen), 1805 (cráneo con una atípica cresta sagital y mandíbula muy robusta), 1811 (mandíbula), 1812 (mandíbula y restos de postcráneo),  1500 (restos postcraneales), 1501 (mandíbula), 1502 (mandíbula), 1590 (cráneo), 3732 (cráneo), 3735 (cráneo y restos postcraneales);
c) Fósiles de Illeret, Kenya: KNM-ER 42703 (parte de cara y dientes de 1,44 millones de años, hallado en 2007 por Louis y Meave Leakey; constituye evidencia de que habilis y ergaster coexistieron por espacio de 500.000 años mínimo);
d) Fósiles de Sterkfontein : STW 53 (cráneo localizado en el Miembro 5 con 1,8 millones de años de antigüedad; Clark lo considera africanus);
e) Fósiles de Swarktrans: SK 80, SK 847;
f) Fósiles de Drimolen, Sudáfrica: Cráneo y dientes de niño de tres años de edad;
g) Fósiles de Kada Hadar, Etiopía: AL 666-1 (cráneo y dientes de 2,33 millones de años, el más antiguo ejemplar habilis encontrado; considerado por algunos autores como una especie distinta a habilis), AL 200-1;
h) Fósiles de Shungura-Omo, Etiopía: OMO 75-14 (2,2 millones de años), L894-I (1,90-88 millones de años), L-323.
El habilis ha sido reconstruído con las siguientes características: cráneo redondeado, capacidad craneal de 510-650 cc, 1,30 m. de altura, 40 kg. de peso, cara corta y rostro menos prognato que en Australopithecus, pelvis más moderna y reducida (que implica prematuración de los partos), bipedismo con locomoción moderna, dedos curvos de pies y manos (indicador de que era aún arborícola), inccisivos espadiformes más grandes que en Australopithecus, molares grandes, esmalte grueso, ausencia de diastema, hueco occipital ubicado más al centro, fémur más grande si bien sus brazos aun son largos.
El habilis habría vivido entre los 2,4 y los 1,44 millones de años, conviviendo con rudolfensis y luego con erectus. Louise y Meave Leackey creen que la competencia por el espacio y el alimento con erectus terminó haciendo prevalecer a éste último.
Se considera que el habilis está asociado a industrias líticas de la cultura olduvayense inicial y, quizá, también avanzada. Se supone que utilizaba piedras para cortar la carne. El habilis era un carnívoro oportunista, al estilo de las hienas y perros salvajes con los que entraba en abierta competencia. Posiblemente también abatía algunas presas según un patrón de caza similar al de los perros salvajes, aunque hoy se discute esta hipótesis.

El Homo habilis es considerado como agente de la industria olduvayense en al menos once sitios arqueológicos. Se lo asocia con el Olduvayense inicial, en el que se identifican tres tipos de objetos: los útiles típicos, los objetos líticos con huellas de uso y los residuos de lascas. Son sitios del Olduvayense inicial: Kada Gona, Kada Hadar y Gomboré I (Etiopía), Formación Shungura y Koobi Fora (Kenya), Lecho I de Garganta de Olduvai, Kanjera (Tanzania), Sterkfontein (Sudáfrica), curso alto del río Semiliki (Rep. Dem. del Congo), Reggan (Argelia), Estadio I (Douar Doum y Tardiguet-er-Rahla, Marruecos) y Estadio II (Cantera Déprez de Casablanca, Marruecos). Las industrias de Argelia y Marruecos son de 2,5 -2 y 2-1,8 millones de años; no se han hallado restos de habilis en esos sitios, pero podrían ser asociados a poblaciones de esa especie. La exclusividad del habilis como fabricante de herramientas ha sudo discutida. Al menos la industria de Koobi Fora y Río Omo ha sido asociada al Homo rudolfensis. Las herramientas de 2,5 millones de años de Afar (Etiopía) podría pertenecer a Australopithecus ghari. Se sospecha que, quizá, el Paranthropus robustus esté asociado a algunas herramientas de Swarktrans. Por otro lado, el hecho de existir industrias datadas en 2,63 millones de años en Kada Gona (Etiopía), más antiguas que el Homo más antiguo, sugieren que otra especie usaba útiles líticos (o que habilis es más antiguo de lo que se piensa).
Un coloquio científico realizado en 1968 llamado "Man The Hunter" puso seriamente en tela de juicio la hipótesis tradicional del homínido cazador. Si bien hay evidencias de desgaste dental en australopitécidos de 3 millones de años en Makapansgat (estudios de Matt Sponheimer y Julia Lee-Thorp) respecto a consumo de carne,  es casi seguro que los homínidos al menos hasta Homo erectus no fueron cazadores. Homo habilis y los gracilis parecen haber sido vegetarianos forrajeadores primarios y, secundariamente, carroñeros. Se supone que utilizaban las herramientas para hacerse rápidamente de trozos de carne de animales muertos y luego ponerse a resguardo de los grandes depredadores.
Se han encontrado restos de presuntos campamentos e incluso refugios parecidos a cabañas circulares (Kanjera, Koobi Fora, Olduvai y Gomboré I). Los habilis (como los australopithecus) vivían en cercanías de ambientes fluvio-lacustres. Se cree que no usaban ropa de abrigo y se duda de que pudiesen dominar el fuego (los vestigios de uso del mismo en Swarktrans podrían indicar uilización ocasional del mismo).





Comentarios

Entradas populares de este blog

PASHTUNES: UN PUEBLO DE HERMOSAS MUJERES

LOS PIGMEOS DE MONTAÑA DE NUEVA GUINEA

PITHECANTHROPUS: HOMO ERECTUS ERECTUS