martes, 31 de enero de 2012

ATLANTHROPUS: HOMO MAURITANICUS. ¿UN ANCESTRO DEL HOMBRE DE HEILDELBERG?





En 1950 Camille Arambourg descubre en Ternifine (hoy Tighennif, Argelia), en sedimentos de un antiguo lago de la región de Orán, tres mandíbulas muy robustas y huesos parietales de un homínido (en realidad cinco individuos: 3adultos y dos niños) al que se bautizó en 1957 como Atlanthropus mauritanicus. Su antiguedad fué evaluada en el entorno de los 800-700.000 años. Luego se lo vinculó a la especie Homo erectus como una subespecie de la misma. En 1955 aparecen nuevos restos en Sidi Abderrahman.  La cantera de Sidi Abderrahman, cerca de Casablanca, Marruecos, era conocida desde el 26 de noviembre de 1926, cuando se crea la Sociedad de Prehistoria de Marruecos. En 1941 R. Neuville, A. Rulhman y el Abate H. Breuil anunciaban el descubrimiento de una cultura lítica lamada "Rahmaniense" o "clacto-abbevilliense". En 1955 Pierre Biberson descubre una hemi-mandíbula en la cueva de Littorines: el Hombre de Sidi Abderrahman, vinculado al mauritanicus. En 1969 se encuentra una nueva mandíbula en la cantera Thomas I, también cerca de Casablanca. En 2008 (15 de mayo) el equipo dirigido por Jean-Paul Reynal encuentra nuevos restos en el mismo sitio: tres premolares y un incisivo, y luego una mandíbula completa. Los restos fueron datados en 500.000 años. Si bien la morfología de los restos de Thomas I difieren de los de Ternifine, se suelen adjudicar a la misma especie: el Atlanthropus. También hay diferencias en el material lítico. Thomas I corresponde al pleno achelense, mientras que en Sidi Abderrahman apareció material correspondiente al olduvayense avanzado.
De todos modos las características generales de los restos atribuídos a mauritanicus son los siguientes: mandíbulas grandes, robustas, con la región goniana extrovertida, dientes pequeños en relación con la mandíbula, sínfisis retirada, cara grande. La mandíbula Ternifine 2 es más grácil que la de Ternifine 1, con sínfinis menos retirada y un esbozo de mentón.



Se supone que el Atlanthropus es el agente de la cultura lítica presente en Haïn Hanech (Argelia), El-Hajeb, Salé y Sidi Abderrahman (Marruecos), que se remonta a hace 1 millón de años y es sustituída por el achelense pleno hace 600.000 años. Se trata de una cultura de industria olduvayense evolucionada, caracterizada por el uso de proto-bifaces, picos triédricos y lascas trabajadas para elaborar utensilios especializados (cuchillos, perforadores, raederas, etc). Presuntamente traída por inmigrantes de Olduvay, Tanzania, resulta algo tardía respecto a África oriental. De todos modos su carácter de cultura de transición al achelense podría explicar la irrupción de la técnica bifacial en Europa. El mauritanicus es contemporáneo del Homo antecessor, el cual aparece vinculado con industria olduvayense inicial. También sería contemporáneo de los primeros Homo heildelbergensis. Es más, se tiende a considerar al mauritanicus como una variedad (más bien primitiva, agregamos) del Hombre de Heildelberg europeo. De admitirse esta filiación habría que considerarlo un heildelbergensis temprano o un ancestro del mismo (lo cual es claramente una hipótesis que confronta con la que considera a antecessor el ancestro de Heildelberg). Se ha señalado que los restos del mauritanicus son comparables a los tipos erectus asiáticos, y estaría vinculado con otros tipos considerados "erectines" o ergaster tardíos de Etiopía y Chad.
Algunos rasgos de la mandíbula de Mauer (heildelbergensis) presentan similitudes con las mandíbulas de Ternifine ( y también con las de Rabat y Casablanca, de 200 y 400.000 años). No obstante se han señalado las diferencias que existen entre los supuestos heildelbergensis de la Sima de los Huesos, España, y los restos maghrebíes. Aquellos guardan relación con homínidos de África Oriental y Sudáfrica de 800.000 hasta 200.000 años (rhodesiensis, Florisbald). También se ha señalado una cierta identidad entre los restos de Atapuerca (TD6) y la Sima de los Huesos. Tal identidad puede significar que antecessor es antepasado de heildelbergensis, o que ambas poblaciones se mezclaron. El hecho de que exista parecido entre los heildelbergensis centroeuropeos y cepranensis con mauritanicus es una fuerte evidencia en apoyo de la teoría de que una migración norteafricana achelense de hace 600-500.000 años sustituyó a una población autóctona europea olduvayense (antecessor, georgicus).
Los yacimientos protoachelenses y achelenses plenos asociados con mauritanicus son los siguientes: Sidi Abderrahman, Sidi Zin, Tachenghit, Anchal, El-Kebira, Tihodaine, Thomas Quarry I-Unidad L (Casablanca)-todos ellos con 1 millón de años-; Tighenif-Ternifine, Thomas Qarry III-Oulad Hamida I, Thomas Quarry 1-Grotte â Hominidês-con 700-600.000 años-.
Aunque se ha venido imponiendo la tesis de que mauritanicus y antecessor son la misma especie, nuevas evidencias comparativas los ubican en diferentes clados. Al parecer serían formas divergentes a partir de un ancestro común ergaster. También se ha afirmado la teoría de que se trata del ancestro de Homo heildelbergensis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario